Buscar

Lo que la gente pensaría de mí…..Vs… Lo que yo pienso de mí

Una de las cosas que me encuentro realizando a diario es creando consciencia de mis pensamientos (coaching), y es muy interesante ver como mi mente me transporta a una “realidad imaginaria” donde yo me encuentro dándole explicaciones a ciertas personas de mis actos.


La buena noticia es que nunca podré controlar lo que otros piensan de mí, aunque yo haga actos “santificados”. Es por eso que estoy moviéndome a la otra cara de la moneda: lo que puedo controlar: "lo que pienso de mi misma".


Lo que más viene a mi mente son pensamientos sobre ser viuda.


Yo crecí en una familia donde nunca se habló de la muerte. Hablar de la muerte significaba “malos agüeros”, conflicto por la herencia, deseo de ver a esa persona fallecida, en fin, etc.


Recuerdo frases que escuchaba de mi familia o cuando iba a los funerales “hay que seguir”

“Pa’ lante” y como todo terminaba con el entierro. En algunos casos se extendía la conmemoración, yendo a tomar cerveza a las afueras del cementerio.



Y entonces entiendo el nudo en mi garganta, porque es después de un funeral, de una muerte donde yo me convierto en viuda.


Además pienso en otras creencias en las que sigo trabajando para aflorar mi vulnerabilidad; yo “debería” estar agradecida porque lo tengo “todo” y no debería quejarme.


La constante “otras personas la pasan peor” y ahora yo estoy “brava, triste, en duelo”


Cómo me atrevo a hablar de mis sentimientos, qué vergüenza hablar de temas incómodos como el duelo. Y por que?


Así que aquí va lo que pienso de mí….


Yo pienso que hablar de la muerte y de la vida de mi difunto esposo, el impacto de su ausencia me ayuda a honrar y procesar mi duelo.


Me hace mejor persona, más empática.


Pienso que es de berracos hablar de temas dolorosos desde un lugar centrado y lleno de amor. Solté la armadura pesada y que no me dejaba ser flexible para darle paso a una coraza cuyo material es forjado en amor y autocompasión.



Escojo ser vulnerable y compartir mi experiencia de vida porque sé que no estoy sola. Somos muchas las viudas para las cuales el cambio no ha sido fácil.


Sigo manteniendo mi esencia en el amor y no soy la misma en mis pensamientos y acciones.


Cometo errores y hago el ejercicio de aprender de ellos, algunas veces me toma más de un intento.



En vez de obsesionarnos con lo que la gente piensa, preguntémonos


“¿qué es lo que yo pienso de mí mism@?”


“¿qué es lo que yo quiero de mi mism@?”


Trabajemos en nosotr@s y permitamos que los demás tengan opiniones.



PD: Te invito a que te unas a mi curso de coaching, donde trabajaremos en tus pensamientos y creencias para que te sientas mejor contigo mism@. En mis sesiones de coaching te ayudo a navegar tu duelo y a llegar a un estado de auténtica aceptación y autoamor.


Agenda tu cita

www.elizabethordonezlifecoach.com



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo