Buscar

Una estratégia para gestionar el desánimo

En este momento de mi vida me preparo para una mudanza y muchos retos personales y me encuentro experimentado un momento de desánimo. Tengo varios pensamientos rondando mi cabeza y se vuelve necesario sacar mis herramientas de coaching y procesar emociones.


Es por eso que esta semana he decidido hablar del desánimo, una emoción que muchas personas evitamos procesar, pero que al final del día, el “monstruo” no es tan malo como parece.


Nuestras emociones son muy importantes en nuestra vida ya que por ellas es que tomamos acción en nuestro diario vivir.


Y las emociones aparecen como respuesta a nuestros pensamientos, por eso ser consciente de algunas de estas frases que te repites, te servirá para conocerte a ti misma con más confianza e intención.


Según una definición que encontré en internet, el desánimo es “un sentimiento de desesperanza y pesimismo que surge cuando nos enfrentamos a determinados obstáculos”.


WOW! ¿Quién querría sentirse así?


¡Solo leer esta definición genera incomodidad!


Sin embargo lo que tu sientes en tu cuerpo no es la definición, y esto es muy importante, lo que tu sientes en tu cuerpo es una vibración. Las emociones o sentimientos se manifiestan en nuestro cuerpo a través de vibraciones.


Y cada vibración varía dependiendo del individuo que la está experimentando.



Aquí va la descripción de mi “desánimo”.


Para este ejercicio, busqué un lugar silencioso, cerré los ojos, y ubiqué la vibración en mi cuerpo, y tomé nota de lo que estaba sintiendo físicamente:


“Una vibración en mi frente, en forma rectangular, que me hacía mucha presión. Su color era rosado y se tornaba intenso mientras más me repetía la frase “estoy fallando”.


“Sentí que todo giraba a mi alrededor, mientras la vibración se mantenía en el mismo lugar y todo mi cuerpo se sintió cansado. El tamaño del bloque rectangular era el mismo de mi frente y su textura era como el material de concreto: como un ladrillo, sentí ganas de ir a dormir y al mismo tiempo la vibración desapareció”.


Fue tan sencillo y lo mejor de todo es que sentí un descanso.


Me tomó cerca de un minuto procesar la vibración.


¿Qué sentimiento te está abrumando hoy? Identifícalo y descríbelo


Aquí te dejo unas preguntas que puedes hacerte:


¿Dónde está ubicada la vibración?


¿Qué velocidad tiene?


¿Que forma?


¿Que color?


¿Que textura?


¿Que ritmo?


¿Cuál es el tamaño?


Escribe todos los detalles sobre este sentimiento o vibración y observa como te sientes después de realizarlo.


Feliz semana


Con amor,


Elizabeth

Coach de vida, madre y viuda



PD: Sí estas navegando un duelo y te sientes estancada en emociones como la tristeza, rabia o negación, etc., te invito a agendar una sesión de coaching.


Tu eres la creadora de tu destino, no dejes que un duelo te defina.


Suscríbete a mi página web para recibir el blog semanal.




42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo