Buscar

Una palabra puede aliviar tu dolor


He querido hacer algunos cambios en mi vida personal, los hago porque realmente creo en mis capacidades y mi consistencia para alcanzarlos.


Entre los cambios en los que estoy trabajando está: el de mudarme a una nueva casa. Ayer, tenía agendada la visita a la obra y la verdad no me sentía motivada con la noticia.


Antes de la visita, hice una sesión de coaching con mi coach (si, los coaches también somos humanos) donde hablamos de la tristeza que sentía cada vez que pienso en mudarme de mi casa actual.


Es algo que quiero hacer.


Le conté a mi coach mis pensamientos acerca de la mudanza y cómo las emociones que estaba generando no me permitían avanzar. Aquí va un fragmento de la historia que a veces me repito


“Debido a tu muerte yo estoy intentando rehacer mi vida.

Debido a tu muerte, yo estoy mudándome, saliendo de muchos muebles.

Debido a tu muerte, yo estoy criando a un hijo sola”



Lo interesante de mi historia era que la retórica que utilizaba me produce aún más tristeza y era tan profunda que no paraba de llorar al contarla.


Y mi coach me dejó experimentarla, me escuchó y fue mi guía durante ese momento de duelo.


Es muy duro perder a un ser que uno amó tanto, así que permitirnos estar tristes se hace necesario. Y aún más necesario es permitirnos la autocompasión. Ese "valor humano que conjuga la empatía y la comprensión hacia el sufrimiento de los demás" y en este caso, hacia mi misma.


Luego de observarme en ese momento de duelo, mi coach me ofreció una palabra para cambiarle a mi retórica y fue tan poderosa que por un momento me sentí confundida.


Recuerdo decirle a mi coach que se sentía como cuando una orquesta viene tocando el mismo “son” y su director sabe que le falta algo, no se siente convencido al 100% y de pronto le dice a su orquesta que ensaye otra nota musical y la melodía encaja perfectamente.


Así sucedió ayer en esa sesión de coaching, necesitaba esa guía, esa nota musical.


Y aquí esta como suena la melodía que quiero repetirme día a día en todos los retos que me proponga y en los que mi difunto esposo venga a mi mente:


"Debido a tu vida, yo estoy escribiendo el siguiente capítulo de mi vida.

Debido a tu vida, yo estoy empacando y

escogiendo lo que me voy a llevar para el siguiente capítulo.

Debido a tu vida, estoy criando a nuestro hijo.

Debido a tu vida, estoy viviendo mi vida de manera intencional y con un propósito.

No es fácil para mi,

Y debido a tu vida, te honro con cada decisión que tomo".


Escoge la melodía con la que quieres experimentar tus días.





52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo